Home Up  

 El Padre y el Hijo                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ ¿Qué significa cuando el Señor dice: “Nadie puede venir a mí si el Padre no lo atrae? (Jn. 6.44). Disculpe mi poco entendimiento cuando comparo esta cita con: “Nadie viene al Padre si no por mí” (Jn.14,6). Julio I. Rivera, Río Piedras.

            R/ Comienzo por felicitarte, si sabes agradecer a Dios ese tu “poco entendimiento”, por mucho que pueda parecer una paradoja o tal vez una tomadura de pelo. Es decir, si sabes que tu entendimiento nunca puede llegar a comprender todos los entresijos de la divinidad. Porque en realidad estás tocando el borde del misterio más misterioso de todos: el de la Sma. Trinidad. Y esta situación no la mejora ni siquiera la asidua lectura de la Biblia.

            Dios es UNO y ÚNICO en esencia. Pero también es TRINO en personas. El tratado teológico “De Trinitate” nos ponía de estudiantes en contacto con lo que se llamaban las operaciones “ad intra” de estas tres personas. Es decir, lo que hacían dentro de la Trinidad. Y confieso que ahí yo me perdía siempre, por mucho que me explicaran aquello de las “procesiones”: El Padre, engendra al Hijo y el amor que se tienen entre sí es una fuerza personal que se llama Espíritu Santo. Era todo un curso entero de Teología.

            Resultaba un poco más comprensible lo de las operaciones “ad extra”: Dios Padre crea, Dios Hijo redime, Dios Espíritu Santo, salva. Pero luego resulta que “el Padre y yo somos una misma cosa (Jn. 10,30)..., quien me ve a mí ve al Padre (Jn. 14,9)”. “El Verbo de Dios era Dios y por él fueron creadas todas las cosas” (Jn. 1,3). Es decir, por mucho que yo quiera imaginarme a cada una de esas personas actuando individualmente (es el caso de la Pasión de Jesús), tengo que tener en cuenta la unidad de esencia y, por tanto, saber que Dios es indivisible y que en la pasión de Cristo, de alguna manera estaban presentes las tres personas.

            Y, aunque en el caso que me propones es relativamente fácil ver que Dios Padre “atrae” y Dios Hijo es el “camino”, no deja de ser verdad todo lo anterior: A ese Dios UNO y TRINO le encontramos en todos los pasos que queramos dar hacia él o desde él. Y ése es nuestro mejor consuelo: que Dios con toda su divinidad, omnipotencia, misterio, amor, justicia, belleza... está todo entero, siempre y en todo lugar a nuestra disposición, para nuestra salvación. Somos nosotros los que necesitamos imaginárnoslo en cada una de nuestras circunstancias, para seguir el Camino, que él nos ha trazado.

            Nunca podremos serle suficientemente agradecidos ni cumplir a cabalidad el primero de sus mandamientos.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF