Home Up  

 El Arca de Noé                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ Si el Señor le dijo a Noé que de todos los animales puros tomara 7 machos y 7 hembras y de los impuros sólo la parejita; ¿por qué en el Catecismo Católico se les enseña a los niños que son dos de cada especie? Jessica Ayala.

R/ Bueno, La Iglesia ha procedido desde el día de Pentecostés a dar a conocer el mensaje que Jesús le había confiado en la persona de sus Apóstoles, a través de  catequesis, oral primero y escrita después. El Catecismo se preocupa de transmitir esa herencia de la Revelación con la mayor precisión posible en sus términos y de una manera coordinada y sintética. Por supuesto, tiene en cuenta la palabra escrita en la Biblia. Pero no se preocupa de hacer exégesis de todos los detalles que puede uno encontrar al leer los textos sagrados. Por lo tanto, en el Catecismo no se encontrará nada de todo esto. Yo, al menos, no lo he encontrado.

En cuanto a la exégesis del A.T., hay que decir que allí nos encontramos muchísimas veces con expresiones que no pueden ser interpretadas al pie de la letra. Son metáforas, símiles, parábolas, hipérboles… En concreto, en Gén. 6,6 hay una frase que tiene estas características: “Se arrepintió el Señor de haber creado al hombre”. De tomarla al pie de la letra había que pensar que Dios era tonto y que no sabía lo que hacía, cuando le creó. Indudablemente hay aquí una figura retórica, para expresar que Dios no está contento con la conducta retorcida del Hombre.

Luego, en el c. 7, donde está la expresión que provoca la pregunta, hay una “hipérbole”, (exageración). Hoy difícilmente podría hacerse eso en uno de nuestros trasatlánticos. Mucho menos con los medios de que disponía Noé para construir su “arca”. Sigue siendo un problema para los exegetas concretar qué hay de histórico en toda esta cuestión del diluvio y de la torre de Babel y qué de educativo o moral. Esto de la parejita o de la septena es una de las cuestiones menos relevantes. Tal vez lo único que se pueda decir con un mínimo de rigor exegético es establecer una diferencia entre lo bendecido por Dios y lo no bendecido; lo cual, puede llevarnos a otras cuestiones mucho más sutiles.

Por tanto, ¡no se comete tanto pecado en nuestras Historias Sagradas, resumiendo y abreviando! Mucho más, cuando están escritas para niños, como es el caso de esas ediciones infantiles de la Biblia, que se preocupan más de los dibujos, que del mismo resumen de los textos sagrados. Es una manera de “dejar que los niños se acerquen” a Jesús, sin complicarles la vida con estas cuestiones tan estratosféricas, por una parte y tan poco seguras por otra.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF