Home Up  

 Las ciudades refugio                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ He leído en una revista de los adventistas algo que me llamó la atención. ¿Qué son las ciudades refugio? ¿Qué es el goelismo? Gladis Vázquez

R/ Iba a responder con una tontería: “Un afán adventista de recuperar cosas del Antiguo Testamento, que ya no nos sirven de nada en el Nuevo y que no les interesa más que a ellos”.

Dicha la tontería, intentaré explicarme. Es una manera de efectuar el llamado “derecho de asilo”, que en el paganismo se ejercía de una manera especial en los templos. Se cuenta de un esclavo griego que, perseguido por la justicia, por un asesinato, entró en el templo de Apolo, donde sabía que la justicia no podía actuar. Se había agarrado al camafeo, una especie de cinta que bajaba desde la imagen de Apolo y que la gente tocaba con devoción. Los representantes de la ley esperaron a que saliera, al menos cuando se lo apremiasen sus necesidades fisiológicas. Pero él se inventó un truco: se hizo con una cuerda muy larga, se ató a uno de los extremos y el otro a la imagen de Apolo y así salió del templo, se desahogó y regresó sin que nadie pudiera hacer nada con él, puesto que estaba “atado” (“religado” = era religioso, sagrado) a la divinidad.

En el fondo era una manera especial de ejercer la “ley del talión”. Cuando uno mataba a una persona, otro de la familia del occiso tenía el derecho y el deber de cobrar esa vida dando muerte al ofensor (Núm. 35, 19 ss). Este vengador se llamaba “goel”. El goelismo era, pues, el sistema de venganza contra los asesinos. Pero si éste podía entrar en el templo o llegar a ciertas ciudades acogedoras (había dos a cada lado del Jordán, al norte y al sur), se vería libre del “goel”, hasta que se hiciese un juicio justo; del cual podía venir la absolución o la pena de muerte.

A mí me llaman la atención dos cosas del escritor adventista que aborda este tema: la primera, que ponga su nombre al frente del artículo. Los escritos adventistas que conocía hasta ahora siempre esquivaban el nombre del autor de las tonterías que dicen, cuando se meten en temas teológicos o bíblicos. Y segundo, que diga: “Cristo vino como nuestro redentor (goel) para redimirnos del pecado”. Y es que querer que Jesús sea el vengador de una muerte, matando al asesino, cuando lo que hace es morir para cargar Él con todos los pecados del mundo, “no pega ni con cola, como el que come escarola”, del chiste barato, por mucho que rime perfectamente el pareado. Lo que Cristo hace es perdonar los pecados y dejar esa facultad a la Iglesia para que su perdón se prolongue hasta el fin del mundo con el Sacramento de la Penitencia o Confesión.

Traer esos episodios del Viejo Testamento, de esa manera, a nuestros días es estirar demasiado el sentido de la palabra simbólico. Pero de estos tipos de simbolismo hablaré en otra pregunta.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF