Home Up  

 Patrono de iglesia                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ Tenemos noticias de que quieren cambiar el titular de nuestra Parroquia. ¿Se puede hacer eso sin el consentimiento de los feligreses y la comunidad parroquial? José Mª. González. Bayamón.

            R/ Según el Derecho Canónico, c. 1214 y siguientes, la autoridad competente para llevar a cabo la construcción, reparación, destino, bendición o consagración de un templo cualquiera será el Ordinario del lugar donde se contruye; es decir, el Sr. Obispo. Él puede consultar a la feligresía, pero no esta obligado a ello.

            En cuanto al titular del templo, a tenor del c. 1217, debe declararse a la vez de la bendición o dedicación. La primera se hace para templos menos importantes, como capillas u oratorios privados. La segunda se hace de un modo más solemne, sobre todo para basílicas, catedrales o parroquias y supone, entre otras cosas, la consagración del altar.

            Pueden ser título de una Iglesia la Sma. Trinidad o cada una de las personas divinas, los misterios o nombres de Cristo, las advocaciones de la Virgen, los Ángeles (tal como se recogen todos ellos en la liturgia), los santos inscritos en el Martirologio Romano. No puede ser titular de una iglesia un beato (sería el caso del  Beato Charlie) sin permiso de la Santa Sede.

            En la práctica siempre se tienen en cuenta las devociones y por lo tanto la opinión del pueblo, para decidirse por un titular u otro. Pero ésta nunca debe desplazar la autoridad del Sr. Obispo.

            El c. 1218 dice: “Unaquaeque ecclesia suum habeat titulum qui, peracta eccesiae dedicatione, mutari nequit” (Cada Iglesia ha de tener su propio título, que no puede cambiarse, una vez hecha la dedicación). Según él, si ese templo ha sido simplemente “bendecido”, no habría problema en cambiarle de titular, sobre todo si el cambio es manifiesto. No sería, creo yo, el caso si, por ejemplo, cambiásemos de “Cristo de la Misericordia” al “Cristo de los Milagros”. La variante no merecería la pena. Pero si ese templo ha sido “dedicado”, que suele ser el caso de los templos parroquiales, como queda dicho, este canon lo prohibe expresamente.      

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF