Home Up  

 El diezmo                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ En el c. 3, 10 del libro de Malaquías dice: “traed todos los diezmos al alfolí para que haya alimentos en mi casa… y yo derramo mi bendición sobre vosotros sin medida”. ¿Están los cristianos obligados a pagar el 10 % de sus ingresos, como ofrendas a la Iglesia? Los protestantes lo exigen. ¿Qué dice la Iglesia Católica al respecto? Jesús Hernández Díaz. Toa Baja.

R/ ¡Nada! La Iglesia Católica no dice absolutamente nada. Es cierto que en el Catecismo que estudiábamos de pequeños, uno de los mandamientos de la Iglesia decía: “pagar diezmos y primicias a la Iglesia de Dios”. Con lo cual se daba a entender que la Iglesia, como sociedad perfectamente constituida, tiene derecho a ser propietaria de bienes materiales y nadie más que los mismos pertenecientes a ella tienen obligación de socorrerla. ¿Cómo? Desde luego nunca pidiendo el diezmo matemático, como quieren justificarlo las sectas que lo exigen. La historia de la Iglesia es también rica en el modo de responder a esta pregunta.

A veces eran los cristianos que, teniendo casa y cosas, las vendían para ponerlas a disposición de los apóstoles, como se cuenta de José en Hech. 4, 37. Pero Ananías y Safira ponen sólo parte y caen fulminados (c. 5). Y eso, no porque hayan dado poco; es decir, menos del diezmo, sino porque intentan “engañar, no a los hombres, sino a Dios”. Debido a eso tienen que fundar el “Diaconado”, para que los diáconos administren todos esos bienes que les llegan (c. 6).   

Otras veces eran los príncipes o reyes los que fundaban templos o monasterios con su peculio y sostenían el llamado “culto y clero”; otras, las mismas actividades eclesiásticas y, por supuesto, la limosna de los fieles… En el Código de Derecho Canónico, redactado después del Concilio Vaticano II, se puede hallar (canon 1256 y ss.) un resumen de estos métodos, que vale tanto para la actualidad como para la historia. Pero, ¡ni en el Código de Derecho Canónico, ni en el Catecismo de la Iglesia Católica actual sale, ni una sola vez, ni la palabra ni el concepto de diezmo!

Los cristianos pertenecen a la Nueva Alianza de Dios con los hombres, a través de Jesús, y su cuerpo y su sangre en la Eucaristía. Y, cuando miramos la parte de la Biblia que la contiene y la expresa, es decir, el Nuevo Testamento, vemos este concepto en tres ocasiones: a) el recuerdo del diezmo que da Melquisedec a Abrahán (Hebr. 7,2), (es un mero dato histórico); b) un anatema: “Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas, que diezmáis la menta, el anís y el comino y dejáis lo más grave de la Ley: la justicia la misericordia y la lealtad” (Mt. 23,23), (es una manera de postergar el diezmo a la caridad); y c) una hipocresía: “ayuno dos veces por semana, pago el diezmo de cuanto poseo; (Lc. 18,12), el fariseo no quedó por eso justificado. 

Acudir a la Biblia para justificarle es una manera de rascar los bolsillos en vez de rascar las conciencias. ¡Mientras haya bobolones que, además de dejarse rascar el bolsillo, aplaudan a los que se lo rascan…!

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF