Home Up  

 La boda del año                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ Tradicionalmente la Iglesia exige unos requisitos a las parejas que desean contraer matrimonio: cursillos, entrevista con el sacerdote, padrinos que estén dando buen testimonio de vida… Y se les hace ver que el templo es la casa de Dios… Pero he visto que se está utilizando una doble vara, por ejemplo, en el caso de Dayanara… Esto deja un mal sabor a la feligresía, porque en el Reino de Dios no existen diferencias entre ricos y pobres. Además se cerraron las puertas del templo, que debe permanecer abierto para toda celebración sacramental, salvo si se decidiese lo contrario en el Sacramento de la Confirmación. Se ha desaprovechado una ocasión para hacer ver lo que lo primero es Cristo. Roberto Otero, Morovis

            R/ No eres el primero que ha tenido una sensación de ostentación y despilfarro, con motivo de esa boda, a la que haces mención. Yo soy uno de ellos. Pero los que están al frente de un templo parroquial saben mucho de los caprichos que tienen a veces las novias, a veces las mamás, a veces las abuelas, con la disculpa de que es una ceremonia en la vida: que si el florero tal, que si la luz azulada, que si el organista…

            En la cuestión del dinero los aranceles parroquiales son bien cómodos. A veces se reducen a un sobrecito, en el que los padres o padrinos ponen el dinero que les apetece, sin ningún otro control. Y la impresión es de que los interesados son, en muchas ocasiones, raquíticos con esos sobres, mientras multiplican los gastos en otras parafernalias, dentro o fuera del templo, de las cuales no se beneficia para nada la Parroquia; al contrario, a veces supone un gasto, por ejemplo de luz, al que no arriman el hombro… No hablemos de exhibiciones de escotes, piernas y hasta ombligos…

            Cuando se trata de personajes populares son inevitables las aglomeraciones, que pueden convertir el templo, si no se limita el aforo, en un verdadero caos. Por eso la norma del Canon 1221, que habla de tener el templo “abierto para las celebraciones sagradas” tiene una limitación inevitable en estas circunstancias, ante la cuales a nadie le asusta la presencia y dedicación de la Policía, por ejemplo. Por eso no seré yo quien me meta a gobernar ni el dinero, ni la conciencia de ninguna pareja, rica o pobre; ni de ningún párroco, para decirles cómo tienen que hacer las cosas.

            Como tampoco voy a rasgarme las vestiduras si llego a saber que ha habido algún tipo de abuso, tanto por parte de unos, como de otro; la razón es muy sencilla; si, como tú mismo dices, lo que interesa es Dios, vivo en el Sagrario del templo, hagamos caso de su consejo: “No juzgar para no ser juzgados” (Lc. 6,37); porque puede ocurrir que el rasgarse las vestiduras por esos abusos encierre una solapada envidia, Y eso es, a lo mejor, peor.

¡Ah! Y déjame que te diga que los padrinos, en el caso del Sacramento del Matrimonio, son meros testigos y que nos es necesario siquera que sean católicos.

----

Nota: El 3 de febrero de 2004 se publicó la noticia de la separación de esta pareja…

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF