Make your own free website on Tripod.com

         Home Up  

 Ciudadanía romana                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ ¿En qué consistía la ciudadanía romana y cómo se lograba, sobre todo entre los pueblos conquistados por Roma? S. Pablo era ciudadano romano, ¿lo eran los judíos de Palestina? Pedro Jaime Vázquez, Mayagüez.

             R/  La ciudadanía Romana (ius civitatis) es un concepto fundamental en la Historia de Roma, pero que conserva una serie de matices en sí mismo y sobre todo en las apdaptaciones que tuvo durante los más de doce siglos de existencia.

            Resumiendo un poco, te diré que los ciudadanos (cives romani) tenían derechos públicos: voto activo (ius suffragii), pasivo (ius honorum), para ser elegido, y sagrado (ius sacrorum), para desempeñar funciones religiosas; y privados: de propiedad (commercii), para comprar, vender, negociar; y de matrimonio (connubii), para contraer matrimonio legítimo (justum).

            Había personas que no tenían niguno de estos estos derechos: los esclavos (servi). Podían ser hijos de otros esclavos (vernae) o prisioneros de guerra (mancipii). Dependían totalmente de su amo, que tenía derecho de vida y muerte sobre ellos. Había otro grupo, el de los libertos, que habían logrado los derechos privados, no los públicos, por un decreto de libertad (manumissio), que se lo podía dar el mismo amo por agradecimiento a algún servicio importante o a su fidelidad, por ejemplo.

            El “Ius Civitatis” se podía conseguir de varias maneras: Por nacimiento (hijo legítimo de padre “civis”), por liberación de la esclavitud, como queda dicho, comprándolo por una buena suma de dinero a algún magistrado competente, o por conquista. En este caso dependía de la anexión de los pueblos conquistados. Frecuentemente se convertían en Provincias Romanas y se les concedía por tanto los mismos derechos que a la metrópoli. Era el caso de Hispania. Pero hasta que no llegaban a eso, los pueblos conquistados tenían que pagar el tributo (ius belli). Palestina no llegó nunca a tener esta condición.

            En el caso de S. Pablo efectivamente nos confiesa él mismo que es ciudadano romano por nacimiento. No sabemos cómo logró la ciudadanía romana el padre de S. Pablo. Pero él la aprovechó para librarse de un castigo injusto apelando al César, como nos cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles 25,12.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF