Home Up  

 Corazón traspasado                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ Oyendo un sermón en Semana Santa me enteré de que Cristo, después de haber sido crucificado, fue atravesado por la lanza de un soldado. En el crucifijo que hay en mi parroquia no se ve esa llaga del costado. ¿Dónde dice el Evangelio ese episodio? Josefina Rivera, Bayamón.

            R/ El episodio de la lanzada que atraviesa el costado de Jesús nos lo cuenta S. Juan en su Evangelio (19,33-35). En torno a él hay dos o tres cuestiones por demás curiosas.

            Inmediatamente de clavarle la punta acerada de la lanza salió sangre y agua. ¿Indica eso que estaba ya muerto o que tenía aún algo de vida? Y los científicos se deshacen en explicaciones ingeniosas; unos para justificar el Evangelio y otros para denigrarle, porque dicen que Juan miente y Jesús todavía tenía vida. Naturalmente, la palabra “agua” no se puede interpretar hoy en un sentido popular, sino médico: plasma, suero... Pero, como yo no lo soy, dejo a los galenos su explicación.

            Los exegetas ven un triple sentido en la intención de S. Juan: El testimonio (él ha sido testigo presencial), el signo (la sangre de Cristo produce la redención y el agua bautismal la aplica a cada individuo) y el cumplimiento de una doble profecía: “Mirarán al que atravesaron” (Za.12,10) y “No quebrarán sus huesos” ( Ex.12, 4,6; Núm. 9,12).       

            La tradición dice que el soldado que lo realizó se llamaba Longinos y que era  zurdo. Por eso algunos crucifijos pintan la abertura que dejó al lado derecho del costado de Jesús. Otros, que no contemplan ese detalle, la pintan al lado izquierdo, que sería lo lógico, si hubiese sido diestro

            Y otros no pintan nada, por la sencilla razón de que al esculpir la imagen del Jesús crucificado no quieren significar ese hecho, que es lo que ha podido pasar con el crucifijo de su parroquia.

            Todo esto no es sino una expresión más de la riqueza, tanto literaria como artística, que ha nacido en la cultura occidental en torno al mensaje cristiano. Por eso cuando surgen cuestiones que quieren diluir la doctrina católica, las consecuencias son verdaderamente perniciosas no solamente para la Historia y el Arte, sino también para la recta convivencia de nuestra sociedad. hHitosia y para el Arte, sino tambíen para recta convivnecia de la sociedad actual que se está dervinado pro derroteros peligrosísimos.a

 

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF