Home Up  

 Agua bendita                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

           

            P/  ¿Cuál es el uso del agua bendita? ¿Es obligatorio tener pilas en todas las iglesias?  Ángel Martínez, S. Juan.

             R/ Al hablar de “pila de agua bendita” inevitablemente tenemos que trasladarlos a la ceremonia del Bautismo, cuya materia sacramental es el agua. La “pila bautismal” era la preparada para ese Sacramento. Debía tener las proporciones suficientes para poder hacer el bautismo por inmersión, lo cual dio origen al Baptisterio, que a veces se constituyó en una de las capillas más solemnes y artísticas de catedrales o templos parroquiales.

            El Baptisterio se colocaba normalmente a la entrada del templo, para indicar que antes de penetrar en él había que purificarse con las aguas del Bautismo, en el que se recibe, con la gracia de Dios y los dones del Espíritu Santo, la pertenencia oficial a la Iglesia de Dios.

            Todo esto fue ocasión para que surgiesen expresiones curiosas: “Nombre de pila” es el recibido en el momento del Bautismo; “padre de pila”, “sacar de pila” equivale a padrino o su función; “matrimonio de pila”, el nacido entre los padrinos de un mismo bautismo, nuestros compadres o comadres, a los que el apadrinado pide su bendición, casi por igual que a sus progenitores...

            Este sentido de purificación por el agua bautismal ocasionó que se pusieran pilas de agua bendecida a la entrada de los templos, para que, como una prolongación del signo purificatorio del bautismo y del rito de la Aspersión dominical del agua, que tenía lugar de un modo muy importante en la Vigilia Pascual, todos los fieles pudiesen santiguarse con ese agua, entrar así más dignamente en el templo y asistir a las ceremonias sagradas en buenas condiciones espirituales.

            Es una costumbre tan inveterada que algún estudioso dice que estas pilas ya existían en las catacumbas y en casas particulares. Santiguarse con los dedos índice y medio mojados en ese “agua bendita” es uno de los “Sacramentales” al que se le supone la capacidad de perdonar los pecados veniales.

            Podía ser una mera abertura en la pared, en forma de concha, o estar independiente y convertirse en objeto de verdaderas obras de arte. Pero no he visto que sea obligatorio su uso en el Derecho Canónico, ni en los tratados de Liturgia de que dispongo. Por tanto no te asustes si entras en un templo y no la encuentras.

 

 


 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF