Home Up  

 Las imágenes                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ ¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de hacer imágenes que se utilicen como objetos de adoración? Según Dt. 5,8 y Ex. 20,4, ¿ordenó Yavé Dios que se hicieran imágenes de él mismo, de Jesús y otros integrantes del reino de Dios? Ángel S. Negrón, Mayagüez.

            R/ ¡Vuelta la burra al trigo! Este tema lo he tratado tantas veces, incluso en esta columna del Visitante, que me resulta tedioso volver sobre él. Y pienso que sólo se puede insistir en él desde la ignorancia o desde el engaño aceptado.

            La Palabra de Dios, sobre todo en libros que se escriben 500 años antes de Jesucristo, como es el caso del Éxodo y del Deuteronomio, no puede decir nada de todo lo que se refiere a Jesús, su Iglesia y sus Santos. Sencillamente no los conoce. Es lo mismo que preguntarle a un pigmeo del África sobre el funcionamiento de las computadoras del Pentágono.

            Esas citas, que prácticamente son una sola, se refieren a las imágenes de divinidades egipcias o cananeas, que suplen a Dios o le distraen. De ningún modo pueden prohibir las imágenes de su Hijo Encarnado, que se encarna justo para ser visto, oído, tocado... Y si los contemporáneos de Jesús pudieron hacer todo esto (verle, tocarle, oírle...), nosotros tenemos no sólo el derecho, sino también la obligación de imaginarnos cómo era; a no ser que despreciemos el hecho de que “El Verbo de Dios se hizo hombre... y hemos visto...” (Jn. 1,14). A nosotros, para ver, no nos queda más remedio, a casi 2000 años de distancia, que la imaginación; y en ese terreno algo dicen las imágenes.

            Los Católicos no adoramos esas imágenes, lo cual supondría distraernos del verdadero Dios. Nos servimos de ellas para conocer mejor a Cristo-Jesús y llegar a Él (a quien únicamente ADORAMOS) y a los que lograron vivir en su Gracia (los santos, a quienes VENERAMOS).

            No saber distinguir el culto de Latría, o ADORACIÓN a Dios, del de Dulía, o VENERACIÓN de sus santos, seguirá siendo el punto de apoyo para preguntas tan absurdas como éstas. Y quede claro que los católicos menos instruidos, que no saben hacer esta distinción, cometen un pecado mucho menor dando un culto excesivo a las imágenes de los santos, que quienes, por creer saber lo que no saben, hacen decir a la Palabra de Dios lo que no dice.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF