Home Up  

 Comulgar en la m. 3                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ Estoy 100% de acuerdo con el Señor Gilberto Rodríguez. Antes de la Comunión se hace la colecta; el dinero es el objeto más contaminado que existe: no se lava, ni se limpia. Pero hay otro problema más grave: Hay personas que no conocen el valor de la Eucaristía. En mi parroquia hubo que suspender la Comunión en la mano porque una señora tomó la Hostia, la partió en trocitos y se puso a repartirla a unos niños; otro señor se la metió en el bolsillo; otro se la llevó en la mano… sabe Dios para qué… El sacerdote y los ministros deben  tener mucho cuidado con esto. ¿No cree que tengo razón? Juan Ramón Pérez, S. Juan.

 R/ Pues no; es muy lamentable lo que me dices, pero no tienes razón.

En cuanto a lo primero, el sacerdote tiene las manos limpias y pone la Sagrada Forma en la palma de la mano izquierda, que no tiene por qué estar sucia. Y creo desproporcionado decir que el dedo pulgar y el índice de la mano derecha estén tan contaminados por unas llaves o un billete, como para contaminar una cosa seca en el trayecto de la palma a la boca.

En cuanto a lo segundo, recibir la Sagrada forma en la palma izquierda, tomarla con la mano derecha y comerla debe hacerse de frente al Ministro, antes de retirarse al sitio. El párroco debe informar bien a sus fieles de esto y ser inflexible en exigirlo.

¿Cómo reaccionar, después de instruir bien al pueblo, ante casos como ésos que cuentas? Pues, no es fácil dar normas. Pero si la persona que lo hace, sabe que lo está haciendo mal, cualquier gesto puede hacerle comprender que no se le aprueba. No hace una semana una señora salió de la fila con la forma en la mano, mirando a una imagen del Corazón de Jesús. Lo que supuestamente ella hacía por devoción, yo lo hacía con un descaro total, mirando hacia ella. Paré la fila y me detuve en esta actitud, hasta que vi que se la comía. La gente se fijó en ella de tal manera, al ver mi mirada, que de haber seguido sin comerla, la misma gente la hubiese avergonzado.

Me contaron otro caso, hace varios años, de alguien que iba por la calle con la boca abierta y en su lengua se veía la Sagrada Forma. Había comulgado en la boca…

            No vale, pues, decir que no convence una cosa bien planeada por parte de la Autoridad Eclesiástica, porque tres personas abusan de esa benevolencia. En todo caso, el responsable del posible pecado de Profanación de las Especies Sacramentales (el mayor pecado, teológicamente hablando) son esas personas; no la Iglesia, al autorizar la recepción en la mano; ni el sacerdote o el ministro, al ejecutarla.

De todos modos estoy contigo en que ambos, el sacerdote y el ministro, deben tener mucho cuidado para evitar esas faltas de cortesía eucarística, que pueden llegar hasta profanaciones en cultos satánicos. Quien tenga estos propósitos diabólicos, no se detendrá ante uno u otro modo de recibir la Sagrada Forma. Con ello estarán firmando ya desde ahora su infierno (1 Cor. 11,27).

No me atrevo a dictaminar el castigo para esas tres personas. Pero no creo justo castigar a los demás, que hacen las cosas bien.

                                   

           

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF