Home Up  

 Ofrendas                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

Las ofrendas de la Misa

 

P/ ¿Es correcto colocar sobre el altar durante la Misa sobres con dinero o nombres de difuntos, para ser mencionados durante la celebración? ¿Es correcto decir sólo los nombres sin los apellidos? ¿No dar tiempo a los fieles para mencionar a los vivos mientras el celebrante lee los que están escritos? ¿Discutir el evangelio y olvidarse de la primera y segunda lectura? Nolsen Zitro.

             R/ Entre los valores de la Misa hay un aspecto sacramental, que pertenece al celebrante y que puede aplicar a vivos o difuntos, según se le solicite. Por supuesto, los nombres de las personas o intenciones deben estar a disposición del celebrante para recordarlas en el momento oportuno, llamado por eso “memento”. Esta solicitud supone una limosna, arancel o pago (como quieras llamar). El modo de llevarlo a cabo depende de países: unos admiten una sola intención y otros, varias. El arancel varía sustancialmente por este motivo. Este dinero se da previamente a la celebración de la Misa. No tiene por qué estar en el altar.

            Otra cosa es el dinero de la colecta que se hace durante el ofertorio, como contribución económica de los fieles a los gastos de la Parroquia; lo que antes se llamaba “culto y clero”. Lo establecido por la Liturgia es que se deposite al pie del altar, no encima; y no hay inconveniente que permanezca allí hasta el final; aunque el sacristán puede retirarlo antes.

            Pedir tiempo para que la feligresía cite sus nombres…, si se hace en voz alta habría que darles tiempo a todas las personas que lo deseasen, y eso sería de una duración enorme e imprevista; y, si lo hacen todos a la vez, ¡vaya batiburrillo! Está señalado en la Liturgia dejar unos instantes de silencio para que cada uno recuerde (“en silencio”) sus intenciones personales.

            En cuanto a lo de los apellidos, hay que tener en cuenta que para los sacramentos (Confirmación, Matrimonio, Orden, Unción de Enfermos) la Iglesia usa el nombre que ella ha puesto en el Bautismo. Por lo tanto, se excluye el apellido. Pero en esta ocasión, como no se trata más que de un recuerdo (memento), no hay inconveniente en pronunciarlos también.

Por último, en la homilía el único responsable es el sacerdote celebrante. Puede delegar en otro sacerdote o en un diácono. No creo conforme a la Liturgia que se discuta ni entre sacerdotes, ni con el pueblo. Debe ser una prolongación de la palabra de Dios escrita; por tanto, debe estar conforme con lo leído en los testos bíblicos, que ha elegido la Liturgia, los tres. Pero, a veces el mensaje del Evangelio es tan dominante que no da tiempo para más. En todo caso, depende de la habilidad del predicador y no siempre se le puede exigir el máximo. No es bueno convertirse en jueces o verdugos (Lc. 6,37) de quien no hace las cosas como yo me imagino…

Para otras dudas relacionadas con ésta, vea http://sududa.tripod.com sección, Liturgia.

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF