Home Up  

 Profesor ateo                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ ¿Cómo puede explicarse la concepción virginal de María, dado que en la naturaleza eso no ocurre nunca?  Anónimo

             R/ Con esta pregunta se presentó en la oficina parroquial una universitaria. Tenía por asignación responder a su profesor, que achacaba a una invención de los católicos ese fenómeno de la Virgen-Madre.

            El anónimo es en esta ocasión mío. Quiero evitar posibles represalias a esta muchacha por parte de una persona que me ofrece pocas garantías.

            Después de escucharle a ella misma la lectura bíblica que habla del tema, yo le hice observar que el arcángel Gabriel, cuando responde al “cómo” que le plantea María, se limita a decir que será “por obra del Espíritu Santo”. ¡Y Ella no insiste! ¡Simplemente se declara la “esclava del Señor”! Fr. Luis de León lo explica diciendo que Dios pudo transformar una gota de sangre de la Virgen en el Niño, que luego se desarrolló dentro de su vientre. Hoy, que tenemos unos conocimientos médicos muy superiores a los que podía tener el mejor poeta de la lengua castellana y uno de los mejores escrituristas de toda la historia bíblica, diríamos que el Espíritu Santo fecundó milagrosamente un óvulo de María convirtiéndolo en cigoto. Y yo le añadí una pregunta:

            - El que creó el cielo y la tierra, ¿no pudo crear un espermatozoide e instalarlo en el conducto oportuno para que fecundase a María?

            Ella me replicó:

            - Sí,  pero es que el profesor dice que no hay tal Dios creador; que el mundo fue efecto de una gran explosión...

            - ¡Bonito! Pues, dile a ese profesor que nunca se ha dado en la naturaleza que un material no explosivo explote. Por lo tanto, eso de la “gran explosión” es un invento suyo. Y, si el material es explosivo, siempre ocurre en la naturaleza que alguien enciende la mecha o aplica la llama para que explote. Por lo tanto, si el mundo es efecto de esa “explosión”, “Alguien” tuvo que crear las circunstancias oportunas para ella...

            - Dile también que Dios estaba tanto en el momento de la Creación (Spiritus Dei ferebatur super aquas, Gn. 1,2), como en la concepción virginal de Jesús en el seno de María (Spiritus Sanctus superveniet in te et virtus Altissimi obumbrabit tibi, Lc. 1,35). Que no se aplique de manera tan descarada la ley del embudo porque demuestra o una poca capacidad mental o, lo que es peor, una retorcedura del corazón.

            Desgraciadamente la Universidad no siempre es la sede de la ciencia y de su Creador; a veces lo es del descaro de los que no quieren tener fe o no quieren respetar a los que la tienen y que, indudablemente, denigran a la que los mantiene en sus filas...

            ¡Pues que Dios les coja confesados!

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF