Home Up  

 El Rosario                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

Los misterios luminosos

P/ El Santo Padre ha añadido los misterios Luminosos al Rosario. ¿Ahora son 20 Padrenuestros y 200 Avemarías, o hay que seguir con los 15/150? Cuando antes se rezaba un Rosario se entendía un “tercio”, ¿hay que prescindir de esa palabra y hablar ahora de un “cuarto” del Rosario? ¿Por qué se le han añadido esos misterios? Cuando se habla de rezar el Rosario “completo”, ¿puede hacerse sólo con los 15 misterios anteriores? Justo Maldonado

 R/ Por supuesto: la expresión anterior “un tercio” debe cambiar ahora a “un cuarto”. El hecho de hablar de “cinco” misterios luminosos y no de tres o de uno, así lo hace pensar.

Hay que recordar, como ya dije en una respuesta recogida en mi libro, que el Rosario nace para la educación teológica y bíblica de los legos, los que entraban en los monasterios sin saber leer y no podían seguir el rezo de los llamados clérigos. Se habían reunido de cinco en cinco los misterios (gozosos, dolorosos y gloriosos) de la vida de Jesús y de María, para que les sirviesen de catequesis y de oración. El Papa actual, con una inspiración realmente divina, ha tenido la feliz idea de añadir otro grupo de misterios. Había que tener en cuenta uno que hablara de la Eucaristía, que sigue siendo el “Sacramento de nuestra fe” y que no se la contemplaba en ese rezo, tan teológico, a la vez que sencillo y espiritual. (Habrá que releer la carta apostólica de su santidad sobre el Rosario).

De esta manera el Rosario ahora ya no queda como se supone que los dejó santo Domingo, sino como ha querido que quedara nada menos que el Papa, el representante de Cristo en la tierra, el que tiene la autoridad para aprobar una oración como esa o cualquier otra, concederle indulgencias o cambiarla.

Yo por mi parte me he preguntado muchas veces: ¿Cómo no se le habría ocurrido a alguien antes que a Juan Pablo II una idea tan feliz en tantos siglos? Y la respuesta la he hallado pensando que el Espíritu Santo sigue asistiendo a la Iglesia con la misma fuerza que hace 2.000 años.

Por lo tanto, ahora el Rosario tiene cuatro partes, correspondientes a las cuatro series de misterios que se contemplan. El que quiera rezarlo completo, tendrá que rezar las cuatro partes; el que quiera rezar una parte deberá escoger los misterios del día de la semana correspondiente al que lo reza. Era normal que, al añadir una parte más, había que distribuirla por la semana. Como la semana tiene siete días, no había más remedio que hacer una selección de esos días para los cuatro bloques de misterios. Y, pensando que el Jueves es el día de la Eucaristía, no había otro modo de hacerlo mejor que con la distribución nueva: Misterios gozosos - lunes y sábado; dolorosos - martes y viernes; gloriosos - miércoles y domingo; y luminosos, el jueves.

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF