Home Up  

 La Renovación C.                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ Yo refuto el artículo sobre “Descanso en el Espíritu” de esta sección, (2-8 dic. 01). El sacerdote que lo escribe está prejuiciado contra la Renovación Carismática. Para él, “descanso” es un “fraude descarado”; y eso es una generalización insultante. Luego es un ingenuo, creyendo lo que ve en TV, con todos sus trucos, y no lo que hace la Renovación Carismática. Manuel Arce Trías, Trujillo Alto

             R/ Cualquier lector ha podido constatar que estas palabras, siendo textuales, forman un extracto que yo he sacado de la larga carta de D. Manuel, a quien me hubiese gustado poder dirigirme personalmente, ya que no formula ninguna pregunta y no cuadraría en esta sección. Pero, como no me consta su dirección, déjenme que le diga desde esta columna:

            a) De mi prejuicio contra la Renovación no creo que convenza a ninguno del Círculo de Oración que he acompañado en nuestra Parroquia desde hace más de cinco años. Es cierto que en una ocasión alguno de los menos informados de Círculo pensó como usted ante una de mis homilías. Alguien me avisó. Yo me presenté al día siguiente en el Círculo, resumí lo que había intentado decir en aquella homilía, les di ocasión de dialogar y, después de aclarar dudas, terminamos, como siempre, con mi bendición. Bueno, la diferencia fue que ese día me acosté con un buen dolor de tórax por lo efusivo de los abrazos.

            b) En esa columna yo hablé de “otros predicadores, que, a veces, ni empujándolos logran hacer caer a sus adeptos... y están cometiendo un fraude descarado contra sus propios seguidores”. Y estaba pensando principalmente en predicadores no católicos, aunque no excluí a los nuestros. ¿Quiere decirme en quién piensa Vd. cuando escribe en su carta: “Es cierto que hay algunos laicos que abusan al imponer las manos y tratan de forzar una caída en descanso?”  No me hable, pues, de generalizaciones ni de insultos. Son palabras que ha lanzado Vd. al cielo y le caen encima.

            Yo respondí a C. Acosta cuando me preguntaba: “¿Qué dice la Iglesia sobre caer en descanso?”,  con sus mismas palabras: “Nada”. En la carta de Vd. yo leo: “La Iglesia Católica no dice nada oficialmente sobre el descanso...” ¿Quiere decirme cuál es la diferencia entre sus palabras y las mías, y en qué se basa su refutamiento?

            c) Es muy peligroso llamar ingenuo a un sacerdote, porque ha visto algo en la TV, sin darse cuenta de que también ha escuchado y absuelto varias veces el pecado de hipocresía de alguien que se ha dejado caer en un Círculo por no ser menos; pero sin sentir nada...

            Le aconsejo que lea con detención y sin prejuicios mis palabras. En todo caso, mi dirección es: Apdo. 608; Aguada, PR. 00602, para cualquier otra aclaración.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF