Home Up  

 Visiones                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ Tengo un devocionario con unas oraciones, para mí, preciosas. Pero a veces habla de revelaciones, por ejemplo a santa Brígida, santa Matilde, santa Isabel… que si a Jesús le dieron 5.480 azotes, que si derramó 28.430 gotas de sangre… ¿Es eso científicamente demostrable? En otro programa de la TV. Española se decía que el sudario con que enjugó la Verónica el rostro de Jesús se encuentra en la catedral de Oviedo. ¿Es así? Carlos Cardona, Carolina

R/ En este terreno hay a veces cosas muy curiosas. No conozco ese devocionario. Pero he leído las visiones que Sor Ana Catalina Enmerich, una monja agustina de Sajonia, tuvo de la Pasión de Jesús. Realmente me resultó espeluznante encontrarme con la película que supone esa lectura. Algunas de sus visiones han quedado confirmadas en las investigaciones que se han hecho sobre la Sábana Santa de Turín.

Yo no sé si pueden darse por definitivas esas pruebas científicas sobre el “Síndone” de Turín. Pero quiero que queden en claro dos cosas. Si la ciencia ayuda a la fe, ¡estupendo! No creo que en este caso pueda llegar nunca a determinar ese número de azotes o de gotas de sangre. Pero la fe no tiene por qué depender de la ciencia. Otra cosa es que mi devoción sufra o se mejore con esas lecturas. A aquellas personas, pues, que les valgan para ser más espirituales, y saquen provecho positivo, ¡magnífico! A aquellas otras que no les valgan, no por eso tienen que ser menos espirituales que las anteriores. Es decir: la Revelación es la que se hizo por Jesucristo, que sigue haciéndose presente entre nosotros a través de la Eucaristía; todo lo demás es secundario. Y en la medida que sirva, ¡bien!; en la medida que no sirva, mejor no hacerlo caso. Esas visiones no son dogma de fe.

Lo del sudario de Oviedo en España es otra cosa. Estamos en el terreno no de la ciencia, sino de la Historia. Es cierto que en la Edad Media se dijeron y se inventaron tantas cosas raras, que se ha llegado a decir, por ejemplo, que si se juntasen todas las partecitas de madera de la Cruz de Jesús, se llenaría un camión de gran tonelaje… Para esto hay que tener en cuenta la documentación en que se basan. En este caso parece, y cito de memoria, que en la Catedral de Oviedo se conservan datos acreditativos de su traslado allí, desde el siglo IV o V, muy anterior a los avatares medievales. Lo cual le da una cierta seriedad y por tanto una certeza.

En cualquier caso vuelvo otra vez a lo de la devoción. Si la contemplación de ese sudario me ayuda a mi experiencia de Dios, ¡bendito sea! Si creo que puedo llegar a esa experiencia sin él, ¡lo mismo! Lo interesante es el contacto con Dios. Y eso solamente lo tengo seguro cuando comulgo, porque allí está la garantía de lo que Jesús dejó a su Iglesia.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF