Home Up  

 "Pasión", de Mel G.                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ Las reacciones surgidas en torno a esta película han sido muy variadas y no siempre serenas. Se ha criticado la opinión del Papa, se ha dicho que no es bíblica, se ha puesto en tela de juicio la fe católica… ¿Hay algún motivo para que los católicos nos sintamos incómodos ante estas posturas? Kno Hernández, Aguada.

R/ No, ni ante la película, ni ante los comentarios. Pero en tu pregunta hay implícitas tres cuestiones principales, que paso a considerar:

a) La opinión del Papa. “No es costumbre del Santo Padre expresar juicios públicos sobre obras artísticas, juicios que están siempre abiertos a diversas valoraciones de carácter estético”. Con esa frase Navarro Valls, director de la Oficina de Prensa del Vaticano, nos da la pista oportuna. Al verla, el Papa ha constatado lo que tantas veces ha meditado, y ha expresado sus sentimientos con esa frase: “Es como fue”. Pero esas palabras no implican para nada su autoridad papal, como cuando autoriza la comunión en la mano. Criticarle en esta cuestión es ser “más papista que el papa”, como dije no hace muchas semanas. Criticarle en esta otra de la película es sencillamente “meterse donde no le llaman”. O, ¿es que todo el mundo puede expresar sus sentimientos menos él?

            b) Es antibíblica. ¿Es antibíblico el pintor de un cuadro de Saulo caído junto al caballo, cuando la Biblia no cita ese animal? ¿Es antibíblico el Belén porque tiene un buey y una mula que no figuran en La Biblia? ¿Es antibíblico el Viacrucis porque habla de tres caídas que no están en ella? ¿Es antibíblico el escultor que no ha significado en su Cristo la lanzada? ¿Es…? La respuesta negativa a estas preguntas y mil posibles más es fruto de una concepción errónea: “Sólo la Biblia tiene la verdad; sólo la Biblia tiene la autoridad”. Ni es verdad lo primero, porque Jesús hizo otras muchas cosas (Jn. 21,25); ni es verdad lo segundo: “Se me ha dado toda potestad en la tierra (Mt. 28,18), id vosotros, enseñad, bautizad”…) La autoridad que Jesús traía del Padre no la dejó en ningún papel, sino en unas personas…

            Todos los relatos de la vida de Jesús en libros, películas, pinturas, esculturas o musicales utilizan recursos extrabíblicos, como Mel Gibson utiliza aquí las visiones de una monja agustina, Ana Catalina Emmerick, y a ninguno de ellos se le ha enjuiciado por eso de antibíblico. ¿Por qué ahora?

            c) Es antisemita. Bueno, decir que lo es porque hay una mujer judía de Magdala, que sufre por Jesús; porque hay un paisano judío, que le ayuda a llevar la cruz y se enfogona ante los “malos tratos” que ve; porque hay un judío cualificado que pregunta si se puede condenar a uno sin juzgarle; porque hay una Madre que se desgarra en su espíritu, cuando ve desgarrar el cuerpo de su Hijo… no pega ni con cola. Si sólo nos fijamos en Anás y Caifás…, ¡bien! Pero: “!Es como fue!”. Por eso termino con una frase de un comentario salido en el periódico alemán Der Spiegel: “Quien no es antisemita, no se volverá antisemita viendo esta película; pero quien no soporte a los judíos, verá sus sentimientos confirmados”. Cada palo que aguante su vela, que dice el refrán.  

            Por lo tanto, católicos o no, lo interesante es que vean la película, no sólo en un plano cultural, sino también en uno espiritual, de reflexión y conversión a Dios.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF