Home Up  

 Masturbación                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ ¿Es pecado la masturbación? Me gustaría tener evidencia bíblica. Minita Ghigliotty

             R/ He leído, no sé si con la profundidad oportuna, todo lo que ha caído en mis manos respecto a la moralidad de este tema y no he encontrado ningún texto bíblico que se comprometa con este concepto. Todos los argumentos bíblicos son conclusiones y, a veces, demasiado caprichosas. Las declaraciones del Magisterio de la Iglesia no son tampoco muy claras. No llama, pues, la atención que los moralistas tomen posturas extremas como la de Tanquerey: La Masturbación el pecado mortal “ex toto genere suo”. Marciano Vidal, después de un estudio casi exhaustivo (biológico, sicológico, moral, bíblico) del tema, llega a la conclusión contraria: “No hay ningún argumento válido para decir que la Masturbación es en sí misma pecado mortal”.

Yo tampoco tengo la respuesta absoluta. Por eso, voy a aventurar mi opinión personal, en dos o tres observaciones.

            Primero: Creo que la masturbación es pecado siempre. Se le ha llamado el “vicio solitario” y creo que es ahí donde radica su pecaminosidad. Es un acto de egoísmo, que es la fuente de todo mal, porque nos enfrenta tanto a la caridad con Dios como con el prójimo. Es, por tanto más pecado contra el primer mandamiento, que contra el sexto.

            Segundo: Hay muchos gestos de egoísmo que ni siquiera se les considera pecado (tomar un refresco con el vaso lleno hasta el borde de hielo implica un cierto egoísmo y casi nadie lo considera pecado, ni venial). ¿Por qué va ser mortal el egoísmo de la masturbación? Nunca me convenció aquel postulado del maestro de novicios que, para convencernos de guardar la virtud de la castidad, nos decía que en ese tema no había parvidad de materia: todo pecado era mortal.

            Pondré dos ejemplos extremos: a) un viudo (a) que recuerda lo vivido legítimamente en la sexualidad matrimonial y se masturba, haciendo lo menos cuando podía hacer lo más: ¿hay que condenarle por eso al infierno…?

            b) Aquél que, valiéndose de la inocencia de un niño (a), le enseña a masturbarse y a masturbar: ¿se le puede dejar impune? Es que está cometiendo el pecado de escándalo y de él se dicen cosas muy duras en el Evangelio (Mt. 18,7). Ahí sí se expresa con claridad la Biblia.

            Por tanto creo que la masturbación ocasional no llega a pecado mortal. Tiene más de tontez que de pecado. Y si es ya una dependencia que le lleva a uno a hacerlo habitualmente varias veces al día, por supuesto que cae en una situación anómala, (como el que fuma 30 o 40 cigarrillos o se embriaga a diario); pero, en mi opinión, esta anomalía (como la del tabaco o la del alcohol) es más contraria al quinto mandamiento que al sexto. En cualquier caso, yo no quiero caer en aquella apreciación de algunos maestros de espiritualidad que llegaban a hacer depender de la masturbación la diabetes, la tuberculosis o la calvicie…  

 

                                                P. Isaías Revilla, OSA

                                                Frirevilla@hotmail.com

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF