Home Up  

 Poder Mundial                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

A quien corresponda:

                                    A mis manos ha llegado hace unas semanas una hoja volante titulada: “La última lucha por el poder mundial…” No la firma nadie, lo cual envuelve una cobardía. Y, como me facilita esta dirección, a ella voy.

Las citas de Daniel en la primera página son un puro capricho de autor o de quien le inspire. El texto bíblico no habla ni de Persia, ni de Grecia, ni de Roma, mucho menos de Europa. Cualquier coincidencia con la realidad europea es una pura chiripa. Uno con dos dedos de frente que lea las dos páginas siguientes se dará cuenta del infundio y la bobez con que están escritas.

Lo del “cuerno pequeño” es para carcajearse… Le viene muy bien el dicho de la “escarola”, que no pega con la Historia “ni con cola”. ¡Es un insulto mentecato!

Y eso de la “verdad bíblica versus enseñazas del cuerno pequeño” es una lista de memeces. Voy por la primera y la última para no perder el tiempo en tanta felonía mental.

1) Eclo. 9,5: “Los vivos pueden recordar, los muertos no”. Y, ¿qué demonios tiene que ver esto con que yo, vivo, me recuerde de mis muertos…? ¿Y con lo del año 310? Pero, ¿es que los 200 años anteriores de las catacumbas no valen nada? Esto es o ignorancia tonta (no sabe el autor que las catacumbas eran eso: “tumbas”) o es malicia descarada.

2) Mt. 19,17. ¿Qué tiene que ver que Jesús diga al Joven que si quiere ser bueno guarde los mandamientos, para que también le haya dicho a Pedro: “lo que ates en la tierra”…? ¿A qué esperar al año 1870, si lo tenemos tres capítulos antes? ¿O no sabe que el dogma de la infalibilidad parte de lo que nos recuerda esta cita?

Esto es el colmo de la imbecilidad intelectual. Y cuando digo imbecilidad, lo digo en su contenido etimológico: una “batallita perdida” contra la verdad y la honradez.

Lo de “les aman en Jesús sus hermanos creyentes ASD” es una ironía insana. Es un amor contrario a la verdad, por tanto podrido, y oculta un odio resentido al que no hay mejor calificativo que el contenido en la palabra “envidia”.

Que ese Jesús, obediente a su Madre María durante 30 años, le ayude a salir de este fango.

I. Revilla

(Enviada a “Ministerio Verdad divina” de Aguada)

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF