Home Up  

 Infierno                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

P/ ¿Qué dice la Biblia acerca del infierno? El fuego del infierno ¿es real o metafórico? Entre los protestantes hay comentaristas bíblicos que están “migrando”, en términos ideológicos, hacia una postura aniquilacionista. ¿Qué enseña Iglesia Católica, como “columna y baluarte de la Verdad”, acerca de todo esto? Jesús Hernández Díaz, Toa Baja.

 

R/ Hace ya unos cuantos años visité la casa donde había vivido S. Juan María Vianney, cerca de Lyon, en Francia. Se cuenta de este sacerdote que las tentaciones que tuvo que sostener contra el demonio fueron brutales, como dicen ahora los jóvenes. Tanto que en varias ocasiones le tiró de la cama para hacerle vacilar aunque no fuera más que por cansancio, al no dejarle dormir. Como ni con eso lo logró, una noche le incendió el jergón sobre el que dormía… Allí estaba el jergón con toda la chamuscadura que recibió de Satanás. Y el guía nos dijo que se habían hecho análisis del efecto de aquel fuego y que lo hallado no coincidía con ningún otro fuego conocido en la naturaleza. ¿Quiere esto decir que ese fuego era del infierno y que por lo tanto es un fuego real? Lo que quiere decir es lo que dice: que ese fuego no es como los conocidos de este mundo. A no ser que ulteriores análisis y con medios ultramodernos hayan demostrado otra cosa. Lo cual es perfectamente posible.

¿Por qué digo todo esto? Porque me da lo mismo decir que es un fuego metafórico, que decir fuego real, pero de otro mundo. Aquí habría que concluir con las palabras de S. Pablo: “Ni el ojo vio ni el oído oyó…” trasladadas, por supuesto, de un abismo a otro. Ambos están en el otro mundo y sólo desde allí tendremos elementos de juicio, cuando nos encontremos fuera de las categorías de tiempo y espacio.

 En cuanto al tiempo… No es fácil quitar la palabra “eterno” como calificativo de “fuego” que vemos en varias ocasiones en el Nuevo testamento (Mt. 25,41, por dar una de ellas). Y en cuanto al espacio, no es un lugar material (estamos en el otro mundo), sino un estado de las almas, que las separa de Dios.

Yo creo que a todos nos ha venido alguna vez la tentación de pensar que Dios sería más misericordioso si aniquilase el infierno. Yo, desde luego, no he caído en ella. Juzgar a Dios es algo demasiado descarado para que se le pueda dar vida. Y los que quieran quitar la palabra “eterno” de la Palabra de Dios, que no se olviden de las últimas palabras del Apocalipsis (22, 19).

Por lo que toca a la postura de la Iglesia, aunque a alguno de mis interlocutores le sepa mal, tengo que decir que está bien expresada en su Catecismo, Art. 12, segunda sección, primera parte, números 1033-1037. A ellos me remito.

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF