Home Up  

 Matrim. de conver.                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ ¿Es cierto que un matrimonio casado por lo civil o por la iglesia pentecostal legalmente, que llevan casados varios años, si se convierten al catolicismo y desean casarse por la Iglesia Católica, tienen que dejar sus relaciones sexuales durante el tiempo en que se están preparando para el matrimonio y hasta tanto no se hayan casado por la Iglesia Católica? Milagros Hernández, Florida

             R/ La respuesta es negativa. Aunque hay que tener en cuenta varias posibilidades: que sean los dos católicos, casados por lo civil; que sean los dos pentecostales casados por lo civil, o por lo pentencostal; que sea uno católico y otro pentecostal y se hayan casado por lo civil o por lo pentecostal...

            En general lo que nunca hará la Iglesia Católica es absolver de un pecado que se sigue cometiendo; porque se da a entender que no hay ni Arrepentimiento ni Propósito de Enmienda, que son los determinantes básicos del Sacramento de la Penitencia. Por eso no pueden comulgar los que se encuentran en esa situación, porque “no han podido confesarse”.

            En el proceso de Catequesis o preparación que debe haber inevitablemente en cualquiera de estos casos, lo primero que hay que constatar es si están bautizados válidamente o no. Y cuando se dé el momento oportuno pasar a la parte sacramental, con el siguiente proceso en la práctica:

            El mismo día de la boda deben recibir lo primero el Bautismo, si fuese necesario. Si el Bautismo hubiese sido válido en su momento, deben hacer la Confesión sacramental. Y luego, después, a la hora convenida, hacer la ceremonia de la Boda, a poder ser dentro de la Misa, recibir la Comunión en ella y, si es posible, también la Confirmación. A partir de ese momento pueden seguir exactamente como cualquier otro matrimonio católico, puesto que han alcanzado la Gracia de Dios.

            De esta manera se evita crearles una situación penosa con respecto a la sexualidad, dado que lo que van buscando es su santificación en el Sacramento del Matrimonio, que hasta ese momento ha sido un mero Contrato humano. Y, aunque sería lo ideal, sobre todo desde el punto de vista de la Gracia, no es preciso, en la práctica, romper este Contrato humano en todo ese proceso; mucho más habiendo hijos, a quienes no se puede marginar sin más ni más.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF