Home Up  

 Comun. cas. juez                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ ¿Tiene potestad el sacerdote para otorgarle una dispensa a un matrimonio para confesar y comulgar, estando casados por el juez? Teodoro Cruz Rentas, Santa Isabel.

             R/ Este problema ya ha sido tema de otras “dudas”. Por eso me resulta un poco violento tener que repetirme. El año pasado se publicó una colección de las 111 primeras respuestas a “¿Cuál es su duda?”. Aún quedan ejemplares, que puedo enviar a quien le interese. En honor a los que no dispongan de él, abordaré otra vez esta cuestión.

            Hace algunos meses se publicó en el Visitante un artículo en el que se trataba toda la disciplina para esta situación. Resumo: El hecho de que una pareja se aleje de la Iglesia con un sacramento (Matrimonio - eso significa ir a casarse por el juez), le impide participar de cualquier otro (Confesión o Comunión). El juez que les casó que les dé la Comunión, ¡si puede! La lógica es así de sencilla y así de aplastante. Cuando se ha ido al sacerdote para el primero, es también completamente lógico ir a él para el segundo y con ambos le atenderá, si no hay impedimentos. Pero ir a resolver sus problemas  sentimentales con el juez o con un ministro de cualquier secta y luego, cuando las consecuencias son adversas, pedir responsabilidades a un sacerdote, no es de recibo. Los impedimentos, nunca los tiene el sacerdote, ni ningún representante de la Iglesia Católica; sólo los tiene la pareja, que ha llegado a ese estado haciendo caso omiso de sus normas.

            También entonces se decía que sólo en el caso de enfermedad de alguno de los cónyuges (¿en cuántas ocasiones ella se ha convertido en la enfermera de él?), o de ambos, o de ancianidad, si quieren participar en la Comunión, deben manifestar que están viviendo como hermanos, que no hacen uso del Matrimonio (dicho en román paladino, que no mantienen relaciones sexuales). Naturalmente, esa declaración deben hacerla ante algún Sacerdote, que, como en el caso de la Confesión, no se convertirá en policía para constatarlo; hará caso de su conciencia. Pero es él quien tiene en ejercicio el llamado “poder de las llaves” (Jn. 20,23). Ellos pueden engañarle. A Dios no lo lograrán. Por lo demás, nadie tiene el derecho de juzgar, ni mucho menos de condenar… (Lc. 6,37).

Digo esto, porque no es que el sacerdote les autorice, es que es el representante oficial de la Iglesia para aceptar su compromiso de cumplir con las exigencias del Sacramento del Matrimonio y del Sexto Mandamiento de la Ley de Dios. Lo demás depende de su buena conducta.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF