Home Up  

 Intercesiones                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ La Biblia dice: “Nadie viene al Padre si no es por mí”. ¿Por qué entonces la Iglesia sigue enseñándonos que vayamos a través de intercesores? ¿Pueden los santos oírnos o adivinar nuestro pensamiento cuando oramos en silencio? ¿No es algo extraño a la Biblia? William Rivera, Aguada.

            R/ Siempre me ha parecido lo más contrario a la Biblia querer hacer de Cristo un islote en el hay que pisar necesariamente para llegar al continente (Padre). Pero, si así lo fuera, ¿no es el mismo Cristo, La Palabra de Dios por quien todo ha sido creado, quien nos ha dado la capacidad de inventarnos un trasatlántico o un avión supersónico para llegar más rápido? El hecho de disponer de ese islote, ¿supone tener que construirlos también en él o empezar cualquier tipo de viaje desde él?

            La Iglesia Católica, desde el primer siglo de su existencia se reunía en las catacumbas en torno a los sepulcros de los mártires, que habían sellado con su sangre la fe que habían compartido en vida, y los invocaba en las celebraciones eucarísticas, tanto, que el mero hecho de nombrarles allí, en el Canon de la Misa, era ya darles por santos en el cielo (canonización).

            Las Mediaciones (intercesiones) de los santos no se oponen en nada a la Mediación de Cristo, porque son como pequeños peldaños que nos llevan a él. Ellos no son Cristos, pero indudablemente ven a Cristo “cara a cara” y desde esta visión nos cabe pensar que están al tanto de todo lo que ve Dios y, sobre todo, tenemos derecho a imaginarnos que Dios se sentirá complacido de que queramos llegar a él apoyándonos en los que ya lo lograron antes que nosotros. Ésta es la base de que la Iglesia quiera seguir manteniendo la doctrina de las mediaciones de los santos. No confundimos a Cristo con sus imitadores, como tampoco confundimos el culto de Latría a Dios con el de Dulía a los santos, por el que se rige la Liturgia católica.

            Yo cambiaría la última pregunta así: “¿En que se opone a la Biblia esta doctrina?” Y en todo caso, ¿qué decir de la oración de intercesión de S. Esteban pidiendo por sus apedreadores? ¿La de Pedro curando al paralítico en nombre de Jesucristo, a quien ellos habían crucificado? ¿La de María, mandando a los criados que llenasen de agua las tinajas? ¿La de los profetas, pidiendo la protección de Dios a su pueblo? ¿Las de los sacrificios de toros en el templo? Etc., etc... ¿No son todas ellas mediaciones? ¿Están en la Biblia o no?

            Por otra parte los cultos no católicos, ¿no suponen una mediación o intercesión por parte de los pastores que los dirigen?

            Te aconsejo que leas los números 2634 - 2636 del Catecismo de la Iglesia Católica. Allí encontrarás otros fundamentos bíblicos y teológicos de todo esto.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF