Home Up  

 Biblia y Catec.                                                                                             Aguada, Puerto Rico

 

 

            P/ Siempre leo la sección del periódico y me llama la atención el hecho de que con frecuencia el interrogado refiere al inquisidor (sic) al Catecismo de la Iglesia Católica.  ¿Está el Catecismo por encima de la Biblia? ¿Porque (sic) no referirlo a algún testo bíblico donde se conteste al interrogante? William Rivera, Aguada.

            R/ Parece que el Sr. William no sabe cómo se llama el responsable de esta columna, puesto que envía su pregunta al Visitante y en estilo indirecto; y eso que ya le he respondido en otra ocasión. Debo decir que, además de los dos errores de sintaxis señalados, he tenido que enmendar otros ocho (8) ortográficos, por no molestar a los lectores. Es irónico, por otra parte, que él viva en Aguada, donde resido desde hace 9 años y se sirva de este método para encontrarme.

            Dicho esto, con permiso de mi amiga Isabela, paso a replicar los puntos de esta pregunta:

            a) Llamar “inquisidor” al Catecismo de la Iglesia Católica es el colmo de la ignorancia histórica y gramatical. No hay por dónde se le pueda aplicar ese concepto inquisistorial, a no ser por el camino de los antónimos. Es decir, la Inquisición fue una fuerza con una buena dosis de represión, mientras que el Catecismo es la expresión de lo contrario: de la dirección y el seguimiento de la Buena Noticia.

            b) No hay que olvidar que La Revelación, que Jesús dejó en manos de la Iglesia, ha llegado desde el día de Pentecostés hasta hoy a los hombres, a través de la Catequesis (enseñanza de viva voz, según la etimología griega). Jesús no escribió nada. Los apóstoles escriben su primer documento unos 22 años después de ese día de las llamaradas de fuego. Y esos documentos que hoy encontramos en la Biblia son el fruto de la Catequesis, no al revés. Para que esa Catequesis haya sido eficaz se han escrito no menos de diez centenas de Catecismos a través de sus 20 siglos de Historia. Unos, por autores particulares (todos los mayores de 50 años se recordarán del Catecismo del P. Astete); otros, por la Iglesia Jerárquica, como es el “Catecismo Romano”, fruto del Concilio de Trento; o el actual, fruto del Vaticano II. Y todos tienen la ventaja sobre la Biblia de ser estudios sistemáticos de la doctrina, la liturgia, la moral y los sacramentos. Cosa que nunca se propuso hacer la Iglesia cuando escribió los libros del N. Testamento.

            Cito, pues, el Catecismo por dos razones: a) porque está escrito en lenguaje actual y perfectamente comprensible hoy; ventaja clara sobre la Biblia, no por parte de ella, sino por parte de sus lectores; y b) porque desde él pueden encontrarla mis lectores bien citada, no como hacen los pentecostales, evangélicos, adventistas o testigos, que le hacen decir lo que no dice en un montón de ocasiones... En el Catecismo de la Iglesia Católica la Biblia está citada más de 8.000 veces. No hay contradicción entre la Una y el Otro: ambos son fruto del trabajo de la misma Iglesia, la Católica, asistida por el mismo Espíritu Santo en el Otro y en la Una.

 

 
Para dudas ó comentarios diríjase a:  frirevilla@hotmail.com
Copyright © 2003 Padre Isaías
Última Acualización: 04/04/05 05:39:16 PM -0400 IMRF